¿Cómo incorporar a tus estrategias corporativas un buen servicio de atención al cliente?

como-incorporar-a-tu-estrategia-corporativa-un-buen-servicio-de-atencion-al-cliente

Los planes de negocios y las estrategias corporativas representan el corazón y GPS de cualquier empresa. Es allí donde se plasman todas las estrategias corporativas de marketing y de ventas. Ofrecer una atención al cliente de calidad es una estrategia innegable al momento de hacer crecer ventas y mantener a gusto a los consumidores. En virtud de ello, queremos darte algunos consejos para que puedas incorporar con éxito a tus estrategias corporativas un buen servicio de atención al cliente.

 

Define unas estrategias corporativas sólidas

 

Para comenzar a incorporar a tus estrategias corporativas para un buen servicio de atención al cliente lo primero que debes hacer es partir del origen, es decir, desde la incorporación de una propuesta de valor a tu marca. En este sentido, esta deberá estar orientado al servicio al cliente y que esta cualidad se convierta precisamente en un valor agregado de la marca. Se convertiría en una empresa que destaca por ofrecer una atención al cliente de calidad y que esa sea un atractivo principal.

 

Pero comencemos definiendo ¿Qué es son las estrategias corporativas en sí?

 

Una estrategia corporativa es la forma mediante la cual una organización define cómo crea y transmite valor. Significa también un plan de alto nivel para alcanzar objetivos planteados por la empresa en donde se definen acciones concretas basados en una perspectiva corporativa y una de negocio.

 

¿Qué características debe tener una estrategia corporativa?

 

  • Clara: Tu estrategia debe ser comprensible para todos tus empleados y miembros que formen parte de tu equipo
  • Alineada: Tu estrategia debe ser coherente con los principios, valores y cultura de tu empresa
  • Acorde a tu capacidad: Tu estrategia debe ser consecuente con tus recursos y capacidades de realización, es decir, debe ser realista.
  • Ejecutable: Tu estrategia debe ser factible y tener un tiempo para ser ejecutada
  • Retadora: Tu estrategia debe significar un reto para tu empresa y ser alcanzable al mismo tiempo
  • Macro: Tu estrategia debe impactar todas las áreas y departamentos de tu empres.

Si estas características claves responden a una estrategia enfocada en ofrecer un buen servicio de atención al cliente, automáticamente estás incorporando este valor agregado a tu estrategia corporativa y al corazón de tu marca.

 

1. Crea estrategias cliente-céntricas

Una estrategia cliente-céntrica es aquella que parte de las necesidades de los clientes para el diseño y la ideación completa de un producto y/o servicio. Estas estrategias se concentran en brindar una solución por encima de crear una venta. El negocio no está basado en el producto sino en el cliente y en él se busca empoderar a los empleados para enamorar a los clientes.

En este sentido, una estrategia cliente-céntrica se adapta mucho a lo quiere, piensa, necesita un posible comprador. Para incorporar a tus estrategias corporativas un buen servicio al cliente, es importante que comprendas que significa ser una empresa cliente-céntrica y cuáles son las ventajas que le brinda a tu empresa.

Primero que nada, le suma a tu propuesta de valor un elemento atractivo que puede motivar a los consumidores a interactuar con tu marca y a vivir una experiencia de compra adaptada a sus preferencias, lo cual de antemano, te caracteriza como una empresa que se enfoca en ofrecer una atención personalizada y de calidad.

 

2. Haz que el servicio sea parte de tu cultura organizacional

El liderazgo de servicio es un valor que debe formar parte de tu cultura organizacional. La cultura empresarial es lo que identifica la forma de ser de un empresa. Se trata de una filosofía integral y personalizada que te representa ante los problemas, las oportunidades, las situaciones de gestión, de adaptación a los cambios y requerimientos, que son interiorizados en forma de creencias, las cuales son transmitidas y enseñadas a los nuevos miembros, como una manera de pensar, vivir y actuar dentro de la organización.

En este sentido para incorporar a tus estrategias corporativas, un buen servicio de atención al cliente, el servir de manera adecuada a tus clientes debe ser la misión y propósito que caracterice a tu empresa, además de ser una cualidad que tu equipo de trabajo debe tener presente en cada acción que realice. El ofrecer un servicio y atención al cliente de calidad debe ser un pilar dentro del esqueleto de tu empresa y para ello debe integrarse perfectamente a tu cultura y ser transmitido socialmente así como ocurre con nuestras tradiciones heredadas por nuestros familiares y por nuestro lugar de nacimiento.

 

3. Promueve el servicio como una ventaja competitiva

¿Ofrecer un servicio de calidad automáticamente no se convierte en una ventaja competitiva? En el mundo empresarial, no todas las empresas enfocan sus energías en llevar a cabo esta práctica, por lo que, aquellas marcas que sí lo hacen se diferencian del resto y crean alrededor una imagen más simpática y humana, la cual beneficia y posiciona a la marca como única y diferente.

Que el servicio al cliente se convierta en una ventaja competitiva es clave para que ofrecer una atención de calidad se introduzca naturalmente dentro de la estrategia corporativa y siente las veces de cómo quiere destacarse una empresa ante su competencia y con qué discurso lo está haciendo.

 

4. Define tu filosofía y políticas de servicio

En tu empresa además de una cultura enfocada en el cliente, deben existir una filosofía general que promueva unas políticas de servicio a corto, mediano y largo plazo. Estas políticas son una forma de materializar un buen servicio de forma unánime, objetiva y equilibrada entre todos los miembros. Hace que el servicio sea posible y aplicable a la realidad empresarial. Además que las políticas tienen como objetivo poder medir su desempeño, por lo cual se puede cuantificar su efectividad.

¿Qué políticas de servicio puedes desarrollar en tu empresa?

  • Concéntrate en brindar experiencias memorables.
  • Confía y cree en el cliente.
  • Promueve la inclusión y la equidad.
  • Sorprende al cliente. No se trata de darle lo que quiere, sino lo que no se imagina.
  • Respeta el tiempo del cliente.
  • Ser transparente en todo momento.

 

En síntesis, primero hay que pensar en construir las estrategias corporativas y luego, evaluar cómo adaptarla al servicio y al concepto de cliente-centrismo. Partir de líneas bases nos permitirá desarrollar estrategias y cumplir nuestras metas de forma exitosa, sobre todo aquellas que involucran ofrecer en todo momento un buen servicio al cliente.

Leave a Reply